La necesidad de vivir es la necesidad de existir



La necesidad de vivir es la necesidad de existir


                Si a un robot se le posibilitase la necesidad de vivir, que es la necesidad que obliga a los seres vivos a pensar; dicho robot podría pensar como los humanos.




                Un robot podría prescindir de esa necesidad de vivir, ya que la misma energía eléctrica que le obliga a funcionar, pondría en funcionamiento esa necesidad de necesitar funcionar equivalente a la necesidad de vivir; teniendo en cuenta que la necesidad robótica se realizaría artificialmente y la necesidad de vivir se realiza a través de las sensaciones.




                La necesidad de existir como forma de vida, es una necesidad de existir transformada evolutivamente en una necesidad de vivir. Esa necesidad es la que obliga a la vida a continuar existiendo como vida.




                ¿Pero por qué necesitamos vivir?: Porque desde el origen viviente disponemos de esa necesidad de existir, adquirida de la necesidad de existir adecuadamente proporcionada por la adecuada distancia al Sol. Ya desde el origen de la vida, esa adecuada distancia al Sol inducía a que nuestro planeta adquiriese esas propiedades caloríficas idóneas para que surgiese esas tendencias a necesitar esas necesidades de existir adecuadamente, necesidades que evolucionarían, en la evolución viviente, en necesidades vivir. Tarde o temprano, emergería cuánticamente infinidades de cúmulos de información con esa tendencia; la tendencia a necesitar existir con esas condiciones caloríficas idóneas.




                O sea, que esa permanente adecuada distancia al Sol produciría en todo nuestro planeta esa tendencia a necesitar mantener siempre las cualidades idóneas de calor inducido por la ideal distancia al Sol. Con lo cual, ya la siembra de la vida estaba hecha, y estaría hecha en cualquier otro planeta del universo en que sus distancias a sus soles fuesen las adecuadas. Esa siembra calorífica adecuada, induciría inevitablemente, ya sea subatómica o cuánticamente, a una constante tendencia a existir con las condiciones calorífica idóneas. Con lo cual todo lo existente adquiriría esa necesidad de mantener ese adecuado calor; pero seguramente sólo se podría adquirir esa necesidad de manera cuántica. Por lo tanto, esa tendencia a necesitar la mejor adaptación calorífica se formó cuánticamente de manera inevitable en forma de información. 




                La tendencia ya estaba sembrada por la adecuada distancia al Sol. Sólo hacía falta que esa tendencia se mantuviese el tiempo necesario para que surgiese cuánticamente esa necesidad de existir con esa tendencia; que sería la necesidad de buscar permanentemente esa adecuada adaptación que le suministraba la adecuada distancia al Sol; adaptación que había que buscarla ya que no todo el planeta tenía las mismas condiciones caloríficas. De esa manera, inevitablemente, surgieron esos cúmulos de información cuántica con esas tendencias, que al necesitar siempre esa  adaptación calorífica idónea, poco a poco se adaptarían a nuevos lugares, los cuales los memorizaría ante la necesidad de mantener siempre la adecuada adaptación calorífica. A eso se le llama evolución. Y  esa es la forma de evolucionar hacia una forma de existir llamado vida. 




                Así es la vida, así surgió y así continuará existiendo. No hay duda de que esa es la forma en como surgió la vida. Quizás el agua sea fundamental para la vida; pero eso no quiere decir que la vida surgiese del agua; sino que, quizás, la vida necesitó el agua para poder evolucionar como materia viviente, pues el agua le permitía a la vida poder dominar mejor la materia.




                Es decir, que la vida es esa tendencia a necesitar la mejor condición calorífica posible; tendencia que evolutivamente en la vida ha evolucionado en múltiples tendencias. Todas las tendencias vivientes buscan el mejor bienestar posible, y todas derivan de la tendencia principal ya descrita. O sea, que la vida no vino del espacio exterior; ni la trajeron los extraterrestres; ni es un producto químico; ni surgió por casualidad; etc. La vida siempre ha estado ahí en nuestro planeta y en todos los planetas adecuados para que subsista la vida; porque la vida es la tendencia inevitable de la adecuada distancia a Sol. ¿Qué otra cosa puede ser la vida, sino una constante necesidad de vivir, de buscar siempre la mejor adaptación viviente, porque la vida es la inevitable tendencia de la mejor adaptación planetaria con respecto al Sol? Tendencia que en forma de información ha permitido que permanezca en una forma de existir que ha evolucionado en lo que es la vida.


               
Registrado en Safe Creative el 08/06/2012
Autor: Salvador Sánchez Melgar
Http://www.articulosnuevos.blogspot.com

Respuesta de Diego Peralta (Vladimir Soloviev) a: El tiempo no existe, foro Filosofía.org

Su ensayo es cabal ratificación de que el título formal no hace al filósofo. La filosofía es quien nos elige, y usted sin duda está en la lista de elegidos. Honre esa necesidad de querer, aunque os advierto que el camino es arduo y espinoso. Ergo solo la filosofía le promete una muerte digna, tras su reciprocidad a ella. Pero sentir la filosofía es mas fuerte que uno mismo, y para usted ya es tarde para arrepentimientos. Usted es un filosofo genuino,....solo déjese llevar. Otro respetuoso saludo. Diego
Muchas gracias Diego Peralta (Vladimir Soloviev)

401ª Página (mis poesías)

701ª Página (quién soy yo)