El origen psíquico de la vida

EL ORIGEN PSÍQUICO DE LA VIDA
(THE BEGINNING PSYCHIC OF THE LIFE)

ABSTRACT: New ideas about the beginning psychic
of the life, about the beginning and the evolution of the universe, about the beginning of the stars, about the universal maladjustment and other related subjects.
KEY WORDS : psyche, maladjustment, evolution, growth, life, Universe, stars.

1. EL PSIQUISMO Y SU INADAPTACIÓN
    Estando escribiendo sobre las inadaptaciones, me di cuenta de que la mente viviente, en especial la humana, es en sí una completa inadaptación psíquica ordenada y que siempre lo ha sido y siempre lo será, porque es la única forma posible que tiene el psiquismo viviente de poder evolucionar psíquicamente. Me di cuenta, de que esa inadaptación psíquica antes de evolucionar psíquicamente tuvo que surgir como una simple ínfima inadaptación evolutiva, seguramente inducida por la propia inadaptación universal. Me di cuenta, de que esa inadaptación evolutiva, desde su origen, evolucionó de forma ordenada tratando de adaptarse a todo. De esa manera adquirió constantemente nuevas adaptaciones las cuales las adaptaría a su inadaptación evolutiva.
    De esa manera ordenada de evolucionar, dicha inadaptación evolutiva, inducida por la inadaptación del orden universal, adquirió la inadaptación psíquica; la cual evolucionaría posibilitando así la vida. A su vez, dicha inadaptación psíquica continuaría evolucionando constantemente adquiriendo psíquicamente las sensaciones, los sentidos y las opciones físicas adecuadas para poder evolucionar físicamente y adaptarse mejor al entorno que le rodeaba.
    Sin límite evolutivo, seguiría evolucionando hasta constituirse en un orden psíquico viviente, en el cual apareció el ser humano, al que se le dotó psíquica evolutivamente del poder de memorizar, de pensar, de imaginar y de poseer inteligencia de una manera permanente.
    Constituida la inadaptación psíquica en un orden psíquico físico viviente evolutivo, continuaría evolucionando psíquicamente en el psiquismo humano; procurando así adaptar la evolución de la adaptación física humana a la adaptación psíquica evolutiva de la inadaptación psíquica del propio ser humano.
    La necesidad de adaptarse a todo el entorno que le rodea, es común entre todos los seres vivos; por eso todos los seres vivos tratan de evolucionar constantemente adaptándose psíquica y físicamente, de una manera ordenada al entorno que les rodea. Eso debería ser una prueba de que todos los seres vivos poseen una permanente inadaptación psíquica y física, porque tratan constantemente de adaptarse psíquica y físicamente al entorno que les rodea. Eso debería demostrar que la mente humana es una completa y ordenada inadaptación mental que ha evolucionado psíquicamente hasta la evolución actual, tratando siempre de adaptarse al entorno que le rodea; y que evolucionará así, siempre psíquicamente, porque el psiquismo humano además es una inadaptación psíquica no acomodada.
    Inevitablemente, la vida, surgió evolutivamente de una inadaptación psíquica evolutiva, la cual tuvo que surgir también evolutivamente de otra ínfima inadaptación evolutiva, inducida probablemente por la propia inadaptación universal, porque nada evoluciona o se crea por sí solo, ni nada se origina desde lo grande hacia lo pequeño.
    Ese orden o proceso psíquico evolutivo que originó la vida, por ser un orden psíquico evolutivo inducido, es el equivalente a una inteligencia evolutiva inducida.



2. TODO ES UNA INADAPTACIÓN
    La expansión universal nunca terminará de expandirse, por eso es una inadaptación, porque nunca terminará de adaptarse a una quietud.
    La existencia, creada expansivamente, es una inadaptación adaptada a una adaptación que nunca terminará de adaptarse. Por lo tanto, todo, absolutamente todo lo existente, es una inadaptación en constante adaptación inducida por la expansión universal, la cual nunca terminará de expandirse o de adaptarse.
    Teniendo como verdadero de que el Universo es una expansión en continuo movimiento expansivo y de que todo lo existente es producto de esa expansión, doy por cierto de que no puede existir nada en el Universo que no sea expansivo, o que esté absolutamente quieto, hay pruebas de ello en todo lo atómico y subatómico. Por consiguiente, al estar todo en permanente movimiento, todo es una expansión, todo es una inadaptación.
    Es el propio dinamismo el que le da consistencia a la existencia. Si todo el Universo se transformarse en una plena quietud, todo desaparecería en menos de un instante diluyéndose todo en la nada más absoluta. Eso demuestra que todo lo existente existe porque se mueve, provocado por la expansión universal; y que la propia expansión universal, es la nada en movimiento y que surgió de la nada.
    Está claro, que no existe nada completamente adaptado o quieto, por estar todo en constante movimiento expansivo. Entonces, toda la expansión y toda la existencia que abarca el universo es una total inadaptación, no hay duda.
    Eso demuestra también, ya que todo es una inadaptación y que todo se induce expansivamente pretendiendo adaptarse a una existencia, que la vida también es una completa inadaptación en constante proceso adaptativo o evolutivo, que evolucionó de otra inadaptación: la psíquica evolutiva, que a su vez debió de surgir de una ínfima inadaptación evolutiva inducida por la propia inadaptación evolutiva de la expansión universal.
    Todo lo existente en el Universo existe porque se mueve constantemente inducido por la expansión y por la evolución universal. Por eso, todo lo sujeto a la existencia adquiere también esa inducción expansiva, esa inadaptación evolutiva; y la vida y el psiquismo, no podían ser menos.
    Al igual que todo lo demás, también la vida y la mente están inducidas por la inadaptación evolutiva universal. Por lo tanto, la vida y la mente son una inadaptación evolutiva ordenada, producto de una inadaptación evolutiva psíquica ordenada; producto a su vez de una ínfima inadaptación evolutiva inducida por la propia inadaptación evolutiva de la expansión universal.
    Todo sufre una inadaptación, incluso la materia más dura, que como inadaptación más adaptada que es, sufre una inadaptación lenta. Todo, absolutamente todo se transforma, por lo tanto todo es una inadaptación.



3. LA EXPANSIÓN UNIVERSAL Y SU EVOLUCIÓN
    La expansión universal no es algo que se expande y ya está, es mucho más. La expansión universal es una evolución, porque al mismo tiempo que se expande induce a todo lo expandido a cambiar. Porque al expandirse todo, absolutamente todo cambia de lugar expansivamente dentro del mar expansivo. Por eso, todo se actualiza constantemente expansivamente; y eso sucederá siempre mientras exista la expansión. Ese cambio permanente que experimenta la expansión es semejante a lo que experimenta la evolución.
    La evolución es un cambio constante a una nueva forma de ser que nunca termina de evolucionar, al igual que la expansión, la cual nunca termina de expandirse. Por lo tanto, la expansión es toda en sí misma una evolución. Pero no todo funciona al mismo ritmo evolutivo, por ejemplo, la materia sufre una evolución de desgaste lenta. Por lo tanto, la expansión universal es una evolución, que nunca cesa de evolucionar.
    Entonces, la expansión universal al ser una evolución tuvo que tener inevitablemente un origen evolutivo. Todo eso quiere decir, que la expansión universal tuvo que surgir ínfimamente de la nada más absoluta, como un ínfimo dinamismo evolutivo que no cesaba de evolucionar. Y desde entonces, de forma evolutiva la evolución universal ha seguido evolucionando sin límites, y seguirá evolucionando indefinidamente ya que la nada que le rodea no le ofrece resistencia ni limitaciones por ser la nada. Por lo tanto, así de esa manera, nunca cesará de evolucionar ni crecer la expansión universal.
    Y aunque existiesen otros mundos expansivos evolutivos o de cualquier otro tipo en otras nadas, es como si no existiesen; porque además de que no pueden existir, pues la nada no puede dividirse en otras nadas. Además, no pueden existir otros mundos dentro de una misma nada, porque no existiría nada que pudiese separarlos, ya que nada puede separar a otra nada, al igual que el agua en estado líquido no se puede separar con más agua.



4. ORIGEN DE LAS ESTRELLAS
    La expansión evolutiva universal se expande uniformemente como si fuese una masa compacta expansiva de tendencias invisibles en forma de inadaptaciones, que por ser inadaptaciones son tendencias que no tienen existencia.
    Debido a eso, la expansión se estira a medida que la fuerza expansiva le obliga a ello; con lo cual, se producen roturas en los lugares expansivos espaciales más frágiles. Inevitablemente, en esos puntos de rotura se producen enormes concentraciones de fuerzas expansivas caloríficas, equivalentes a una gran evolución que provocará el nacimiento evolutivo de una estrella; la cual, evolucionará hasta formar un sistema planetario adecuado; para que al final de su etapa evolutiva poder desaparecer como estrella al terminar su ciclo evolutivo.
    Al igual que todas las demás estrellas, nuestro Sol y todo su sistema planetario desaparecerán al terminar su ciclo evolutivo, de esa manera las estrellas extinguidas van llenando de masa evolutiva todo el Universo; de esa manera el Universo se engrandece de masa evolutiva, la cual se irá desintegrando paulatinamente hasta diluirse entre la masa expansiva evolutiva
del Universo.
    La expansión evolutiva universal al expandirse, nunca está fija en ningún sitio; de esa manera, y gracias a su estiramiento, posibilita la creación de astros en los lugares expansivos evolutivos más adecuados, en los puntos más débiles. Lugares que no serán los mismos después de desaparecer esos astros.
    Inevitablemente, cuando desaparezcan esos astros, volverán a surgir otros en otros lugares expansivos evolutivos más adecuados, o que más presión expansiva sufran debido a esos estiramientos expansivos.
    Además de expandirse la expansión evolutiva universal, también crece en sí misma o evoluciona en sí misma expansivamente, gracias a su evolución expansiva, a los estiramientos expansivos y al surgimiento de nuevas estrellas. Posibilitando, gracias a esa continua evolución, los nacimientos y las muertes evolutivas constantes de las estrellas.
    Por eso, la expansión evolutiva universal es en sí misma una evolución. Por eso mismo, además de que todos los astros viajan evolutiva expansivamente a una velocidad expansiva, también, debido a la evolución en sí misma de la expansión, todos los astros viajan, o se mueven, al son del constante crecimiento expansivo y evolutivo de la propia expansión universal.
    Debido al constante crecimiento evolutivo interno de la expansión universal, las galaxias y los astros se separan entre sí cada vez más; puesto que esa evolución interna de la expansión obliga a la propia expansión a ampliarse interior y exteriormente de una manera constante. Pero esa separación evolutiva que hace crecer evolutivamente a la expansión no impide que entre los espacios entre astros, cada vez más grandes, surjan evolutivamente nuevos astros, que surgirán en los lugares más adecuados.
    Según en qué lugares espaciales disminuyan o aumenten las diferencias de los movimientos expansivos en comparación con los movimientos evolutivos, se moverán unos astros más rápidos que otros; eso hará parecer que algunos astros se alejan o se acercan entre sí con mayor o menor rapidez.
    La expansión evolutiva universal se constituyó en una expansión uniforme, porque nació de forma uniforme y ordenada; y así continua evolucionando y expandiéndose; y así lleva mucho tiempo expandiéndose, evolucionando y creciendo uniformemente. Al mismo tiempo, la expansión evolutiva universal se constituyó en una expansión sin fin, porque desde su inicio evolutivo expansivo continua evolucionando y expandiéndose sin cesar. Al mismo tiempo, la expansión universal es una inadaptación, porque la expansión siempre está en permanente movimiento expansivo, no se adapta a una plena quietud, a un freno evolutivo. También, al mismo tiempo, la expansión universal se constituyó en una expansión evolutiva, porque se originó y creció evolutivamente.
    Esos estiramientos expansivos provocarían enormes agujeros negros, los cuales, como queriéndose tapar o soldar expansivamente, inducirán en ellos una tremenda evolución en forma de calor cada vez más evolutiva y calorífica. Hasta que, posiblemente, al límite máximo de sus crecimientos evolutivos caloríficos, esos agujeros se constituyesen en estrellas. La muerte de la estrella, sería una especie de involución en forma de agujero negro hacia una nada oculta en la expansión, como queriéndose taponar el propio agujero expansivo engullendo los restos de la estrella y de todo su sistema estelar.
    La expansión universal dentro de su uniformidad y de su inadaptación, es una expansión evolutiva. Y todo lo que se crea expansiva evolutivamente en el Universo, adquieren las mismas inadaptaciones evolutivas de la propia expansión evolutiva universal.
    Toda la expansión universal experimenta una constante uniformidad expansiva y evolutiva que la hace tener una estabilidad constante, reflejada en un movimiento expansivo evolutivo uniforme equivalente a un tiempo uniforme. Lo cual no quiere decir que el dinamismo espacial o tiempo espacial sea el mismo en cualquier punto del Universo; todo es relativo, todo depende. Siendo el Universo una uniformidad expansiva evolutiva; dentro de su inadaptación, cada espacio universal se adapta a su espacio más cercano, pudiendo haber dentro de esa uniformidades universales, espacios muy inestables y otros muy estables, con lo cual, el dinamismo, el tiempo y el espacio pueden variar mucho de un lugar espacial cercano a otro muy lejano.



5. INADAPTACIÓN PSÍQUICA VIVIENTE
    El psiquismo humano es, ha sido y será siempre una inadaptación psíquica ordenada y evolutiva que evolucionará psíquicamente sin cesar, tratando de adquirir constantemente nuevas informaciones de las adaptaciones que experimenta permanentemente del entorno que le rodea.
    La inadaptación psíquica nunca terminará por concluir su evolución psíquica, porque el psiquismo viviente es una inadaptación evolutiva inducida por la propia inadaptación evolutiva de la expansión universal, la cual nunca se adaptará a una quietud plena, a un freno expansivo, pues eso sería su fin. Por lo tanto, ese sin fin expansivo, es inducido a cualquier tipo de evolución. Por consiguiente, ese sin fin expansivo, ese sin fin evolutivo, también es inducido a la inadaptación psíquica, por eso esa inadaptación psíquica nunca cesará de evolucionar mientras exista la expansión o la propia evolución.
    Esa ordenada inadaptación psíquica evolutiva viviente nos hizo, nos hace y nos hará evolucionar siempre psíquicamente; adaptándonos psíquicamente a un cuerpo y mente que evolucionarán ordenadamente sin cesar. El proceso psíquico viviente constituido evolutivamente en un orden viviente, permite jerárquicamente que sea el ser humano quien posea la línea directa evolutiva, evolución que le induce a no adaptarse a una acomodación psíquica como la de los animales.
    Todos los seres vivos tienen la facultad de necesitar siempre adaptarse al entorno que les rodea, transformándose evolutiva, psíquica y físicamente a través de las herencias, en una adaptación evolutiva que nunca les termina de adaptar por completo. Por eso, todos los seres vivos somos en sí mismo: una inadaptación psíquica y física evolutiva, ordenada y adaptada psíquicamente a nuestra inadaptación psíquica mediante la permanente inadaptación psíquica que padecemos. Y como prueba, ahí está todo lo viviente, que constantemente se transforma hereditariamente adaptándose a los nuevos hábitats que experimenta continuamente.



6. NO EXISTE LO CASUAL
    Todo lo que se forma o se crea en el Universo, se forma y se crea expansiva, evolutiva, ordenada y adecuadamente, inducido por la expansión universal, y nada se crea casualmente; puesto que la expansión universal induce a crear existencia en los lugares del firmamento más adecuados.
    Existiendo el lugar adecuado para que pueda existir la vida, inevitablemente la vida surgirá. ¿Y cómo pudo surgir la vida?: Como surge todo lo existente, adecuadamente. La vida surgió evolutivamente, mediante una ínfima inadaptación evolutiva tratando de adaptarse a una forma de existir evolutiva, que evolucionó como un orden que era, en un orden psíquico evolutivo cada vez más complejo. Por lo tanto, la vida surgió y evolucionó ordenada, adecuada e irremediablemente, no casualmente. La vida surgió adecuada e inevitablemente, no sólo en nuestro planeta, sino también en todos aquellos planetas del Universo con las condiciones idóneas para que la vida pudiese surgir y evolucionar; y que por lógica habrán infinidades de planetas con esas condiciones adecuadas para que se origine la vida.



7. TODO ES ADECUADO
    Existiendo el lugar adecuado para que pudiese surgir cualquier ínfima inadaptación evolutiva o cualquier otra cosa, esa inadaptación o esa cualquier otra cosa surgirán inevitablemente, muy posiblemente, a través de una ínfima inadaptación, porque todo lo existente surge, de una manera o de otra, a través de esas ínfimas inadaptaciones inducidas por la propia expansión evolutiva universal.
    La expansión evolutiva universal indujo a que se creara nuestro Sol en el lugar adecuado; y adecuadamente surgió y evolucionó nuestro Sol, hasta crear su sistema planetario. También de forma adecuada y evolutiva surgió nuestro planeta, que de forma adecuada y en el momento adecuado originó en el punto terrestre adecuado esa evolutiva ínfima inadaptación creadora de la ordenada inadaptación evolutiva psíquica viviente.



8. ESTRELLAS EVOLUTIVAS
    Todo lo existente, por el hecho de ser una existencia creada evolutivamente por la expansión universal, adquiere las mismas tendencias expansivas que la propia expansión. Por eso mismo, la evolución viviente es una tendencia de la propia evolución de la expansión universal.
    Las estrellas mantienen su evolución estelar incluso después de morir como estrellas, que en forma de agujeros negros van evolucionando hasta su total desaparición, como queriéndose esconder evolutivamente dentro de esos agujeros negros. Son muchas más las estrellas que nacen que las que mueren, e infinitamente más las que se mantienen en plena evolución, porque el tiempo entre que nacen y mueren las estrellas es enormemente considerable.
    Las estrellas nacen al producirse roturas en los puntos más débiles del estiramiento de la manta expansiva que no cesa de expandirse y de estirarse continuamente. Eso provocaría un pequeño agujero evolutivo de inmenso calor en cada rotura, que evolutivamente crecería en volumen y en calor, saturados de concentración calorífica, hasta formarse en una estrella.
    Y como queriéndose soldar esos agujeros, van evolucionando en volumen y en calor. Así van creciendo evolutivamente, hasta llegar a sus límites evolutivos y constituirse en estrellas. Las cuales producen grandes nuevos espacios evolutivos que inevitablemente ensanchan evolutivamente al Universo; que se ensanchará aún más, infinitamente más, contando con la gran cantidad de estrellas que pululan en el Universo y las que van naciendo continuamente, que son muchas más que las que van muriendo.



9. ÍNFIMA INADAPTACIÓN EVOLUTIVA
    ¿Y por qué es ordenada esa ínfima inadaptación, y evoluciona ordenadamente sin cesar?: Porque está inducida a seguir un camino evolutivo adecuado, y no puede seguir otro camino diferente al adecuado, al inducido por la expansión evolutiva universal. Ese mismo camino es el orden a seguir, es el camino que le obliga a seguir ordenadamente, es el camino evolutivo ordenado hacia el psiquismo, hacia la vida y hacia una evolución psíquica sin fin. Porque esa inadaptación evolutiva surgió en el lugar adecuado y de la forma adecuada para evolucionar adecuadamente como una ínfima inadaptación evolutiva adecuada, para así poder evolucionar sin cesar y constituirse en un orden psíquico viviente adecuado.
    Poco a poco, esa ínfima inadaptación evolucionó ordenadamente hasta formarse en un orden psíquico evolutivo capaz de crear psíquicamente la vida. Poco a poco, esa ínfima inadaptación evolutiva iría transformándose, iría evolucionando sin cesar, sin nada más que ir adquiriendo información adaptativa. Esa sería la forma más adecuada de evolucionar inducida por el orden de la expansión evolutiva universal. De esa manera de evolucionar ordenadamente, la inadaptación psíquica transformaría la información percibida adaptándola a su inadaptación hasta formar un ordenado cúmulo psíquico cada vez más complejo, en una forma de vida psíquica cada vez más evolucionada.



10. EVOLUCIÓN VIVIENTE
    De esa manera, psíquica de evolucionar nacieron psíquica y físicamente las sensaciones tratando constantemente de detectar y adquirir nuevas adaptaciones, para así posibilitarse psíquicamente nuevas opciones evolutivas, tanto psíquicas como físicas.
    La inadaptación psíquica viviente crearía así un orden o mundo de especies vivientes comunicadas genéticamente entre sí, pero separadas genéticamente, de manera que existiese una jerarquía viviente que las uniese, en la que nos necesitásemos los unos a los otros como alimento o como apoyo, para que el orden viviente pudiese mantenerse y sobrevivir como una unidad viviente. De esa manera jerárquica irremediable de vivir, de manera inevitable surgió evolutivamente un ser vivo psíquicamente superior, que sería el ser humano, el cual sería el
que llevaría todo el peso psíquico evolutivo. De esa manera jerárquica de existir, el orden viviente, como orden psíquico no adaptativo que es, controlaría todo el orden jerárquico viviente en general, impidiendo que evolucionasen psíquicamente los demás seres vivientes no humano, por el propio bien de la jerarquía viviente en general. Impidiéndoseles, a esos seres no humanos, evolutiva psíquicamente evolucionar más de lo que su acomodación evolutiva les permitiese. Sea así, o no, o sea la posibilidad de que cada especie viviente haya tenido su propia evolución desde el origen de su propia inadaptación psíquica, todas las especies vivientes tenderían a unificarse.
    Quizás, quepa la posibilidad de que si realmente existe una unión viviente u orden viviente; éste se originaría en los principios de los orígenes de la vida o en cualquier otra etapa evolutiva cercana a esos principios de los orígenes de la vida.



11. INADAPTACIÓN PSÍQUICA
    Sufrimos constantemente una ordenada inadaptación psíquica y física que nos obliga a adaptarnos continuamente al entorno que nos rodea y a percibir y memorizar nuevas adaptaciones memorizándolas como inadaptaciones psíquicas, que se consolidarán a través de la transmisión genética hereditaria.
    Padecemos irremediablemente una permanente inadaptación psíquica y física que nos hace necesitar adquirir constantemente nuevas adaptaciones o conocimientos, para así poder adaptarlos a nuestra inadaptación psíquica y para así poder evolucionar psíquica y físicamente.
    Pero no todo se memoriza y se hereda, se suele memorizar y transmitir genéticamente mediante las herencias, lo que psíquica y físicamente se ha aprendido o experimentado más y lo que suele ser más urgente e importante para la supervivencia y para una mejor adaptación al entorno.



12. EVOLUCIÓN PSÍQUICA Y FÍSICA
    De esa manera evolucionarían las inadaptaciones vivientes, tratando de adquirir continuamente nuevas adaptaciones, nuevos conocimientos o nuevas informaciones, las cuales serían transformadas psíquicamente en informaciones psíquicas adaptadas a la adaptación psíquica del orden psíquico, para que así se adaptasen mejor a la propia evolución psíquica de la propia inadaptación psíquica u orden psíquico.
    De esa manera, la inadaptación psíquica u orden psíquico, evolucionaría hasta constituirse en un orden psíquico viviente que evolucionaría sin cesar tratando de adaptarse a la existencia.
    La vida, no es ni más ni menos que un ordenado cúmulo de información transformada en inadaptaciones psíquicas y físicas; adaptadas psíquica y físicamente, formando así un ente viviente hecho de inadaptaciones, cada vez más evolutivo.
    La materia física viviente creada por la inadaptación psíquica viviente, es en sí una materia especial, mientras siga viva. En realidad, es una materia psíquica, pues fue adaptada psíquicamente a la inadaptación psíquica, transformada y creada en materia psíquica, física y evolutiva por la propia inadaptación psíquica. Nuestro cuerpo y nuestro psiquismo, así como la de cualquier ser viviente es una inadaptación que continuamente trata de adaptarse a todo, de ahí que nos transformemos psíquica y físicamente a través de los años y de las herencias, a eso se le llama evolución.



15. EL LENGUAJE
    Desde que el ser humano comenzó a evolucionar psíquicamente, su evolución psíquica siempre le llevó a buscar nuevas opciones psíquicas que le sirviesen para poder evolucionar psíquicamente de manera adecuada. Por eso, emprendió psíquica física y evolutivamente su huida lenta del medio acuático, cuando vivía allí antes de parecer un humano; ese medio le ofrecía menos posibilidades de aprender un lenguaje adecuado para poder evolucionar psíquicamente mejor.
    Gracias a la inadaptación psíquica, paulatinamente a través de las herencias, el ser humano fue adaptándose evolutivamente a una cada vez más humana forma de ser. Fue adoptándose nuevas opciones psíquicas y físicas, adaptándose psíquicamente las opciones físicas a las opciones psíquicas y viceversa.
    Así, de esa manera evolutiva de evolucionar, lenta pero eficazmente, a través de las herencias, nació evolutivamente el lenguaje como una opción evolutiva psíquica más; como una opción inevitable y necesaria para poder evolucionar psíquicamente, a la que inevitablemente cualquier inadaptación psíquica evolutiva hubiese llegado por si sola en cualquiera de su etapa evolutiva más adecuada para ello.
    El lenguaje es una opción psíquica inevitable, adaptado psíquica física y evolutivamente. Una opción a la que se tenía que llegar psíquicamente de forma inevitable.   
    Cualquier evolución psíquica universal, para poder evolucionar psíquicamente tiene que evolucionar psíquicamente hacia unas adaptaciones psíquicas adecuadas para poder evolucionar hacia la adaptación psíquica y física del lenguaje. De esa manera, guiados evolutivamente hacia el lenguaje aprendimos a hablar. El lenguaje nació por sí solo, evolutivamente de forma natural, porque la evolución psíquica lo requería, lo necesitaba. Al principio, como era lógico, los primeros signos orales o mímicos se fueron mentalizando hereditariamente. Poco a poco, irían evolucionando las opciones psíquicas ideales para el lenguaje, y con las opciones psíquicas llegarían las opciones físicas, de manera lenta, porque las transmisiones a través de las herencias actúan con eficacia pero con lentitud.
    Poco a poco, las opciones ideales psíquicas y físicas para poder hablar se perfeccionaron psíquica hereditariamente en el ser humano. Hasta que cada vez más, la inadaptación psíquica nos obligaba a aprender, a conocer insaciablemente, a memorizar cosas nuevas. Por lo tanto, nos inducía a ponerles mentalmente nombres a las cosas y a evolucionar psíquicamente con esa nueva opción que sería la del lenguaje psíquico todavía muy primitivo e intuitivo. Eso nos serviría como base evolutiva para así poder enraizar mentalmente las opciones psíquicas más adecuadas para adaptarnos psíquicamente a un lenguaje cada vez más perfeccionado psíquica y físicamente.
    Es decir, el lenguaje no nació a fuerza de experimentar y probar reiteradamente repetitivas opciones psíquicas o físicas orales; o por medio de costumbres. Tal y como se quiere conseguir a la fuerza con ciertos animales tratando de que aprendan o memoricen a fuerza de inculcarles repeticiones mentales con variados métodos científicos. Nunca conseguirán dotarles psíquicamente a ningún animal de la posibilidad de comprender un lenguaje, es perder el tiempo. Los animales no poseen la inadaptación psíquica evolutiva no acomodada que poseemos las personas, por lo tanto los animales no pueden memorizar más de lo que su psiquismo acomodado les permita. Otra cosa sería que a ciertos animales de la misma especie se les acostumbrase a que no se adaptasen psíquicamente a una adaptación psíquica acomodada; y que gracias a eso, a través de las herencias pudiesen nacer animales inadaptados psíquicamente, lo cual les posibilitaría psíquicamente a evolucionar mentalmente, a no acomodarse psíquicamente. Es decir, les posibilitaría a dichos animales a memorizar y desarrollar la mente. Y así de esa manera, psíquica se les podría enseñar a hablar, pero también tendrían que adaptarse físicamente al lenguaje para poder pronunciarlo correctamente.
    El lenguaje humano no fue un invento humano, fue una opción psíquica evolutiva inevitable para poder evolucionar psíquicamente. Esa misma evolución psíquica nos adaptará evolutivamente a que cada vez más la humanidad pueda asimilar y aprender más fácilmente esa gran diversidad de lenguajes que existen en el mundo. Cada vez más, nuestras futuras generaciones podrán aprender y desenvolverse más fácilmente en múltiples idiomas, la evolución psíquica nos lleva a eso, a que nuestro psíquico, nuestras memorias psíquicas evolutivamente puedan memorizar cada vez más, adaptando las funciones físicas orales a un mejor pronunciamiento de los diferentes tipos orales que nos ofrecen los diferentes tipos de lenguajes que existen en el mundo.



16. LA EVOLUCIÓN UNIVERSAL
    Una fuerza invisible pero infinitamente poderosa, la de la evolución universal, nos guía evolutivamente hacia el camino evolutivo, que es un sólo camino, el único, y por eso, es el más adecuado para evolucionar psíquicamente sin cesar. Un camino evolutivo, que por ser el único camino psíquico evolutivo posible nos induce a evolucionar ordenadamente, porque al no podernos apartar de ese camino estamos obligados a seguir un orden, el del camino evolutivo. Por eso, nuestro psiquismo inadaptado, dentro de su inadaptación sufre un orden, el inducido por el orden evolutivo; el cual nos obliga a evolucionar ordenadamente como seres inadaptados psíquicamente. De ésta manera, todo lo viviente desde mucho antes de sus orígenes vivientes, cuando eran psiquismos todavía no vivientes, estaban guiados inducidamente por la evolución universal. Era inevitable evolutivamente que la vida se constituyese en un orden evolutivo viviente para que la evolución psíquica pudiese seguir evolucionando sin cesar. Era inevitable que se constituyese evolutivamente ese orden viviente en una jerarquía para que la evolución psíquica, adaptada psíquica evolutivamente, como orden viviente pudiese proseguir evolucionando psíquicamente. Era inevitable que evolutivamente surgiese de ese orden viviente un ser que sin separarse jerárquicamente del orden viviente, le permitiese la evolución psíquica que pudiese evolucionar mentalmente sin cesar.
    Todavía la humanidad ha evolucionado relativamente poco, la evolución psíquica nos llevará, a que cada vez más, poseamos evolutiva hereditariamente un cerebro cada vez más voluminoso capaz de memorizar lo que pudiese memorizar un ordenador.


Registrado en el registro de propiedad  B- 2781-10
Autor: Salvador Sánchez Melgar

Respuesta de Diego Peralta (Vladimir Soloviev) a: El tiempo no existe, foro Filosofía.org

Su ensayo es cabal ratificación de que el título formal no hace al filósofo. La filosofía es quien nos elige, y usted sin duda está en la lista de elegidos. Honre esa necesidad de querer, aunque os advierto que el camino es arduo y espinoso. Ergo solo la filosofía le promete una muerte digna, tras su reciprocidad a ella. Pero sentir la filosofía es mas fuerte que uno mismo, y para usted ya es tarde para arrepentimientos. Usted es un filosofo genuino,....solo déjese llevar. Otro respetuoso saludo. Diego
Muchas gracias Diego Peralta (Vladimir Soloviev)

401ª Página (mis poesías)

701ª Página (quién soy yo)