El yo y lo absoluto


          


El yo y lo absoluto

En este tratado filosófico se ha de entender el yo como una identidad propia de cualquier ser viviente. Se ha de entender también, como carente de lo absoluto las definiciones infinito, eterno, perfecto o cualquier otra palabra que trate de expresar algo absoluto, ya que considero que lo absoluto no existe, excepto la nada.



            ¿Qué es el yo?: El yo es la vida, es el alma, es la identidad propia de cada ser vivo y de cada vida por vivir. El yo es irrepetible, es único, ocupa un lugar y es inmortal porque pertenece a una saturación, la de la vida. El yo es la esencia de la vida, o llámese alma, que como esencia subatómica o de la nada que es, no tiene límites, sólo lo limita la propia saturación de yos.


           
            El yo, no pertenece al mundo físico, no tiene espacios, ni distancias, ni tiempos, lo mismo puede ocupar un lugar que aparecer instantáneamente en otro lugar, ya que los lugares no existen. Solamente, el yo, vida o alma, está sujeto, a su propia saturación de yos, la de todos los seres vivientes, a la propia evolución hereditaria de los propios seres vivientes y a la jerarquía que une a todos los seres vivos.


           
            En el universo, hay varias saturaciones que forman parte de la misma saturación, empezando por la primera que dio origen a las demás: la primera fue la saturación de la nada hasta lo no absoluto que dio origen a la existencia; la segunda sería la saturación de lo no absoluto de la nada que hizo posible el comienzo del dinamismo universal; la tercera fue la saturación del dinamismo universal que hizo posible, por inducción dinámica, la multiplicación de la materia en forma de existencia y a su vez dio origen a la saturación de las energías dinámicas vivientes, a los yos, y a su posible multiplicación y evolución por medios inductivos y cuarta sería la saturación dinámica estable que hizo posible un universo uniforme, matemático y exacto.


           
            Por lo tanto, el ser humano tanto física como mentalmente es más que un yo, es un vehículo hereditario, al igual que los animales, sólo que los sistemas hereditarios de estos, se han acomodado a ser lo que son, animales; debido, sobre todo, a que, la sobresaturación de los yos o vida por medio de la sobresaturación hereditaria no admite que todos los seres estén en la misma escala evolutiva, ya que esto no permitiría que la herencia en general ni la vida pudiese subsistir.


           
            Es difícil acertar un 80, 50, o menos, por ciento cuando se trata de filosofar. Pero lo que es muy lógico, es que en la escala viviente, incluida la del ser humano, existe una jerarquía en la que todos los seres vivos cumplen con su estado jerárquico adecuado, en beneficio de la jerarquía de la vida de todos los demás seres vivos. La vida en general, es un sistema jerárquico inteligente, por algo será.



            No existe ningún ser vivo que no tenga su propio yo o identidad propia. No existen dos yos o identidades propias exactamente iguales, ya que esa igualdad impediría que cada identidad ocupase su lugar propio. Por lo tanto, el yo es único, irrepetible, indestructible porque ocupa un lugar y forma parte de una saturación viviente; y además, el "yo" es el que identifica a cada ser vivo y a cada vida por vivir. 



            Cuando se nace, no elije uno donde o cuando nacer, ni tampoco es una elección al azar, ni es la madre la que elije. Se nace según dictamina las herencias. Tampoco se elije el cuerpo ni la mente que quiera uno, que por razones de herencias se le dispondrá el que le pertenezca. Vida, alma o yo junto con el cuerpo y mente hereditario darán ser y vida a un nuevo ser mucho antes de nacer.



            Hay que ser lógicos, y reconocer que los seres vivos no pueden subsistir unos sin los otros; y que debido a esto, se ha creado en los seres vivos cierta jerarquía, que no se ve pero que es indudable y lógico que existe. Una jerarquía que impide que todos los seres vivos evolucionen lo que quieran, porque si todos evolucionaran una mínima parte de lo que evoluciona mentalmente la humanidad, no existiría la vida en general, no podríamos convivir con seres vivos de distinta especie igual de inteligentes que nosotros, ya que los seres vivos que pueblan nuestro cuerpo dejarían de acomodarse a una forma de vivir que nos beneficia a todos los seres vivos. Los demás seres vivos no humanos, están sujetos a una escala evolutiva acomodada, más o menos, según que especies sean, en beneficio del resto de los seres vivos.

Respuesta de Diego Peralta (Vladimir Soloviev) a: El tiempo no existe, foro Filosofía.org

Su ensayo es cabal ratificación de que el título formal no hace al filósofo. La filosofía es quien nos elige, y usted sin duda está en la lista de elegidos. Honre esa necesidad de querer, aunque os advierto que el camino es arduo y espinoso. Ergo solo la filosofía le promete una muerte digna, tras su reciprocidad a ella. Pero sentir la filosofía es mas fuerte que uno mismo, y para usted ya es tarde para arrepentimientos. Usted es un filosofo genuino,....solo déjese llevar. Otro respetuoso saludo. Diego
Muchas gracias Diego Peralta (Vladimir Soloviev)

401ª Página (mis poesías)

701ª Página (quién soy yo)