Somos un programa, somos un robot





 Somos un programa, somos un robot

La vida surgió en forma de información cuántica, adquirida cuánticamente de la información de la adecuada posición terrestre con respecto al Sol. Que sería la forma más ideal de existir como vida y que sólo se la podía ofrecer un lugar especial como el terrestre, especial por su adecuada formación y distancia al Sol. 




            La información es una tendencia inevitable que tiene todo lo existente, ya que todo es acción y todo se mueve mediante un orden dinámico expansivo; y todo orden es información. Todo lo que puede formarse como orden es porque lleva implícito un orden, o sea una información ordenada, que le induce a ordenarse y a ser orden. Sin información no podría ordenarse nada y sin orden no podría existir la acción o el dinamismo universal; ya que todo se mueve porque todo es un orden cuántico dinámico. Pues cómo se puede producir una información sin un orden y cómo puede producirse un orden sin una acción o un movimiento que posibiliten ese orden; y cómo puede generarse una acción o un movimiento sin un orden o información que induzca a que algo actúe o se mueva. Si la información no tuviese orden, la información no podría ser información y si el orden no fuese información, el orden no podría ser orden. Si la existencia no fuese un orden dinámico, no podría existir la existencia ni el movimiento que posibilitase que exista la existencia.




            Por todo eso, toda acción o todo movimiento reproduce cuánticamente la misma acción o movimiento en forma de información u orden, que es como decir que todo lo que existe es información, pues todo es acción o movimiento y al mismo tiempo orden. Por eso, la ideal adaptación terrestre, como acción o dinamismo que era, transmitió su información en forma de información cuántica. Lo cual permitió que de esa información cuántica surgiese un imparable proceso evolutivo, que evolucionaría hacia la vida, con la tendencia a evolucionar conforme a esa información; tendencia inducida por la adecuada formación terrestre y de su ideal distancia al Sol. 




            Es decir, la vida para poder ser vida, necesitaba seguir un proceso evolutivo hacia el mejor bienestar posible inducido por la mejor adecuación terrestre. O sea, que la vida evoluciona conforme a la búsqueda constante del mejor bienestar posible transmitido por la información ofrecida por la mejor adaptación terrestre posible. Esa evolución viviente hacia el mejor bienestar posible sólo se la podía ofrecer la información de la mejor adecuación terrestre; que es la información de la mejor adecuada distancia de la Tierra al Sol.




            En eso consiste la vida: en un programa evolutivo, en un cúmulo de información, que constantemente va adquiriendo cada vez más información equivalente a adquirir cada vez más evolución. 




            Es decir, que la vida es un programa basado en la información cuántica de la mejor adaptación terrestre. Un programa que gracias a esa inevitable información, ha evolucionado en una forma de existir tratando de mantener esa información. Lo cual le ha inducido a la vida a evolucionar de una forma ordenada, o inteligente de evolucionar, que es la forma en como evoluciona la vida. Y bajo esa tendencia, esa forma viviente de existir, no cesó de evolucionar; porque además no podría dejar de evolucionar, ya que en eso también consiste la vida, en no dejar de evolucionar. Ese programa llamado vida, por medio de la información, ha podido constituirse en una forma psíquica y física de existir; y así poder evolutivamente heredar la información psíquica y física necesaria para poder así continuar evolucionando sin cesar. 




            Mediante un cúmulo de información ordenada constituido en programa, la vida evolucionó hasta poder transformarse en información sensitiva psíquica y física con la posibilidad de poder heredarse. Por eso, nuestro yo, es información heredada; es un programa heredado, que cuando fallezcamos volverá a surgir con el mismo yo programado, ocupando otra existencia viviente más evolucionada, la que nos corresponda vivir dentro de nuestra especie humana como ser humano que somos, conforme a lo programado por el orden viviente.




            La inteligencia y el pensamiento funcionan conforme al orden de la información, como vengo diciendo en otros artículos. Funcionan mediante el orden y la búsqueda de la información y mediante la memorización de la información. Nuestro programa psíquico, a través de los sentidos, nos ofrece la posibilidad de obtener información y poder memorizarla en las formas que nos posibilitan dichos sentidos; ya sea en forma de imágenes, olfativas, auditivas, sensitivas o gustativas. Con lo cual, al disponer de la información de las imágenes que memorizamos visualmente, disponemos ya, de un gran almacenamiento de información. Y si a esto le añadimos la información heredada, también en forma de imágenes, la información oral que hemos memorizado mediante el lenguaje  y lo que hemos memorizado de por ejemplo los libros o de las propias experiencias sensitivas psíquicas y físicas que hemos experimentado, ya disponemos de una gran cantidad de información convenientemente ordenada. Orden que será el constituido por la inteligencia y el pensamiento; los cuales se basarán en el orden y en la búsqueda ordenada de la información, ya sea en forma de imágenes, en forma sensitiva o en forma oral. 




            No me digan ustedes que no se le puede instalar a un robot sus correspondientes memorias o programas, que puedan contener gran cantidad de información en forma de imágenes y en forma oral. Información que indexada convenientemente, permitiría la búsqueda de la información más precisa. Eso sería lo más parecido a las indexaciones informáticas, que además permitirá que la búsqueda de la información sea lo más rápida posible. 




            Al robot, se le podría  posibilitar el poder  memorizar ordenadamente  la información que vaya adquiriendo a través de sus correspondientes sentidos artificiales. Memorización que, con sus correspondientes programas, filtraría y memorizaría adecuadamente dicha información  en orden de importancia y de tiempo, para que la memorización y la búsqueda de la información sea lo más efectiva posible. Pues eso sería posibilitarle al robot de una forma de poseer inteligencia y de poder pensar; ya que, como ya he dicho en otros artículos: el pensamiento es la búsqueda ordenada de la información adecuada y la inteligencia es el orden adecuado de dicha información.



           
Registrado en Safe Creative el 2/06/2012
Autor: Salvador Sánchez Melgar
Http://www.articulosnuevos.blogspot.com

Respuesta de Diego Peralta (Vladimir Soloviev) a: El tiempo no existe, foro Filosofía.org

Su ensayo es cabal ratificación de que el título formal no hace al filósofo. La filosofía es quien nos elige, y usted sin duda está en la lista de elegidos. Honre esa necesidad de querer, aunque os advierto que el camino es arduo y espinoso. Ergo solo la filosofía le promete una muerte digna, tras su reciprocidad a ella. Pero sentir la filosofía es mas fuerte que uno mismo, y para usted ya es tarde para arrepentimientos. Usted es un filosofo genuino,....solo déjese llevar. Otro respetuoso saludo. Diego
Muchas gracias Diego Peralta (Vladimir Soloviev)

401ª Página (mis poesías)

701ª Página (quién soy yo)