El orden del Universo



El orden del Universo


            El tiempo es el propio dinamismo universal perfectamente ordenado. Como todo el universo es absolutamente dinámico, todo el universo tiene que ser un orden, incluso la existencia y la vida.



            Es lógico que así sea, porque el tiempo es una medida que mide el transcurrir dinámico de todo; y como todo es dinamismo todo posee un transcurrir dinámico. Por consiguiente, todo es tiempo desde que se originó dinámicamente el universo. El tiempo no puede existir sin que transcurra una acción dinámica; y sólo se puede producir una acción dinámica, si el propio dinamismo transcurre dinámicamente; que es una forma de que el dinamismo transcurra ordenadamente. El tiempo no podría tener presente ni futuro si el dinamismo no transcurriese ordenadamente. O sea, que el tiempo sólo puede existir si el universo se mueve ordenadamente; ya que no solamente se tiene que mover ordenadamente una mínima porción dinámica; sino que se tendría que mover ordenadamente todas las infinidades de unidades dinámicas de la acumulación dinámica que satura de dinamismo al universo; porque todo el universo es dinamismo, es orden es tiempo. 



            Y qué es un transcurrir dinámico sino la posibilidad de que toda la masa dinámica universal se mueva uniformemente hacia una misma dirección. Sea lento o rápido el transcurrir dinámico universal, el universo no tiene más remedio que arrastrar dinámicamente todo lo que exista en su universo; sin que nada pueda impedir que el río dinámico universal pueda seguir su transcurso dinámico, pueda seguir su tiempo.



            Ese dinamismo universal es el propio orden universal; con lo cual todo lo que exista dentro del universo posee la inevitable tendencia al orden; la existencia es un orden; la vida es un orden y todo funciona como un orden. Si todo es un orden, nada puede separarse de ese orden. Esto no quiere decir que la vida esté predestinada a ser lo que el orden o tiempo dinámico nos imponga; sino que la vida evoluciona siguiendo un orden; pero ese orden dentro de su orden nos ofrece infinidades de caminos que escoger sin que perdamos el orden. Es como si el orden universal fuese el plano de una ciudad, y nosotros pudiésemos escoger libremente el camino que quisiésemos; pero respetando el orden o los caminos de la ciudad, lógicamente podríamos escoger muchos caminos; pero no podríamos escoger caminos imposibles. La vida nos ofrece infinidades de caminos dónde escoger, repartidos en infinidades de instantes; pero claro, como vida que somos, tenemos que seguir los caminos que nos marca el orden que somos, lógicamente no podríamos transformarnos en lo que no pertenezca a nuestro orden, para poder así escoger otro camino. Muchas veces, el propio orden universal que hace que todo evolucione conforme al orden universal, nos obliga a seguir un único camino. Es ahí, en esas obligaciones, impuestas por el orden universal, en donde la vida juega un papel muy importante; el cual habría que investigar; pues es ahí donde posiblemente esté el secreto del alma, de las reencarnaciones, del bien y del mal.



            Teniendo en cuenta que el universo es un orden, se abren nuevas posibilidades para nuevas investigaciones. Y es que el universo tiene que ser un orden, ya que el tiempo es un orden; y como el universo nació como tiempo y transcurre dinámica como tiempo; por eso mismo, es un orden. El día que desaparezca el universo, desaparecerá como tiempo y como orden. 



            Un desorden universal sería un caos, en donde no existiría el tiempo, ni nada podría crearse porque todo lo que se crea nace, y todo lo que nace es tiempo, puesto que por el hecho de nacer algo; ya ese algo dispone de una fecha de nacimiento, de un tiempo. Por lo tanto todo lo que existe es tiempo, porque todo lo que existe ha nacido alguna vez; como también, todo nacimiento de cualquier simple acción dinámica es tiempo, ya que ha nacido como movimiento. También, el universo nació, por eso es tiempo; por consiguiente todo lo que es tiempo es orden. Por lo tanto, el desorden universal no existe en el universo, a no ser que sea aisladamente. Un desorden universal no permitiría que existiese la existencia; la cual es un orden dinámico con sus correspondientes tiempos propios. En un desorden total universal todo en sí se desordenaría; toda su masa universal se descompondría, sumiéndose todo en la quietud de la nada, porque desorden es destrucción, es la quietud de la nada que destruye el dinamismo de la existencia.



Autor: Salvador Sánchez Melgar
Registrada: http://www.safecreative.org/work/1112010642855

           








Respuesta de Diego Peralta (Vladimir Soloviev) a: El tiempo no existe, foro Filosofía.org

Su ensayo es cabal ratificación de que el título formal no hace al filósofo. La filosofía es quien nos elige, y usted sin duda está en la lista de elegidos. Honre esa necesidad de querer, aunque os advierto que el camino es arduo y espinoso. Ergo solo la filosofía le promete una muerte digna, tras su reciprocidad a ella. Pero sentir la filosofía es mas fuerte que uno mismo, y para usted ya es tarde para arrepentimientos. Usted es un filosofo genuino,....solo déjese llevar. Otro respetuoso saludo. Diego
Muchas gracias Diego Peralta (Vladimir Soloviev)

401ª Página (mis poesías)

701ª Página (quién soy yo)